El Poder del Habla: “Tú eres esclavo de lo que dices y dueño de lo que callas” “Sólo una palabra es suficiente para animar, alegrar, beneficiar o destruir, ... matar” (Salomon Michan M) por Salomon Michan

El Poder del Habla: “Tú eres esclavo de lo que dices y dueño de lo que callas” “Sólo una palabra es suficiente para animar, alegrar, beneficiar o destruir, ... matar” (Salomon Michan M) por Salomon Michan

Titulo del libro: El Poder del Habla: “Tú eres esclavo de lo que dices y dueño de lo que callas” “Sólo una palabra es suficiente para animar, alegrar, beneficiar o destruir, ... matar” (Salomon Michan M)

Autor: Salomon Michan

Número de páginas: 166 páginas

Fecha de lanzamiento: November 20, 2017

Editor: Michan Editorial

Salomon Michan con El Poder del Habla: “Tú eres esclavo de lo que dices y dueño de lo que callas” “Sólo una palabra es suficiente para animar, alegrar, beneficiar o destruir, ... matar” (Salomon Michan M)

El Poder del Habla: “Tú eres esclavo de lo que dices y dueño de lo que callas” “Sólo una palabra es suficiente para animar, alegrar, beneficiar o destruir, ... matar” (Salomon Michan M) por Salomon Michan fue vendido por £1.19 cada copia. El libro publicado por Michan Editorial. Contiene 166 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

Lo que nos define como seres humanos es nuestra capacidad de hablar.
Siempre que nos preocupemos por cuidar lo que hablamos, cómo y cuándo lo hablamos, etc., estaremos dando más sentido a nuestra humanidad.
Quien no sabe utilizar este poder del habla que nos dio el Todopoderoso y lo usa para mentir, insultar, hablar lashón hará (maledicencia), etc., realmente se rebaja al nivel de cualquier otra criatura, menos el del ser humano.
Al usar para mal nuestras palabras, éstas no solamente no cumplen su propósito, sino que en ese momento hubiera sido mejor no haber tenido ese gran poder, y ser como un animal que simplemente no puede hablar y, por esto mismo, no puede avergonzar, dañar, herir y mucho más...
Si Dios nos dio ese poder solamente a los humanos, los cuales tenemos mucha más inteligencia y raciocinio que los animales, ¡seguramente fue para que pensemos antes de hablar!