COSAS DE ANTES: 1950-1975 por JOSÉ ANTONIO SÁNCHEZ GUTIÉRREZ

COSAS DE ANTES: 1950-1975 por JOSÉ ANTONIO SÁNCHEZ GUTIÉRREZ

Titulo del libro: COSAS DE ANTES: 1950-1975

Autor: JOSÉ ANTONIO SÁNCHEZ GUTIÉRREZ

Número de páginas: 428 páginas

Fecha de lanzamiento: April 22, 2018

JOSÉ ANTONIO SÁNCHEZ GUTIÉRREZ con COSAS DE ANTES: 1950-1975

Estamos encantados de habernos conocido por la sencilla razón de vivir en la llamada era de las tecnologías. Nos creemos la única Coca Cola del desierto, porque llevamos encima un Smartphone (que dirían los hípsters, snobs, pedantes, influencers, youtubers y demás fauna), conducimos coches que permiten la conexión de datos, que disponen de Airbag, ABS, cámaras y asistencia a la conducción, además de Wifi, Bluetooth, y cuantas cosas podamos imaginar.
Tal es la soberbia y vanidad que nos emborracha que ello nos impide volver la memoria unos años atrás para recordar cómo era la vida en el mundo de apenas hace treinta años. No digamos ya la de hace cincuenta o sesenta.
Eran tiempos en los que viajar era casi un lujo, a pesar de que ese viaje no se llevase a cabo con las condiciones de comodidad y rapidez que se realiza hoy en día.
Una época en la que los noviazgos duraban cinco, ocho, diez o más años, y las mujeres llegaban al tálamo nupcial (así de cursi se decía) conservando su más preciado tesoro (también así de cursi se decía). Una época en la que la omnipresente, y omnipotente, Iglesia Católica, todo lo presidía. Una época en la que la Semana Santa imponía el silencio de aparatos de radio y televisión y los cines programaban películas de contenido religioso que siempre eran las mismas: Las Sandalias del Pescador, Quo Vadis, Los Diez Mandamientos, La Historia Más Grande Jamás Contada.
Eran tiempos en los que el ocio se reducía a los domingos por la tarde, bien en el cine, bien en los estadios de fútbol. Una España que descubrió, tímidamente, las cafeterías, las discotecas, los llamados snack bar, los pantalones como prenda femenina (para escándalo de las beatas, en cuyas mentes solamente las “perdidas”, las “pilinguis” y las “frescas” se ponían semejantes indumentarias por inspiración de El Maligno con el fin de desatar las más bajas pasiones en los hombres) y los bikinis (unos entonces enormes bragueros pero que para los custodios de la moral cristiana, esto es, la Iglesia Católica y su legión de curas) ya que todo ello era obra de ese mismo Maligno que pretendía que una ola de concupiscencia y lujuria se apoderase de España, la Reserva Espiritual de Occidente.
Todo eso, y mucho más, se cuenta en COSAS DE ANTES (1950 -1975) con la intención de que, quienes no conocieron aquellos años los recuerden, y quienes no los conocieron, se den cuenta de cómo ha cambiado la vida.